· Soy la línea ·

Obra realizada para exposición homenaje a Susan Sontag

Tinta china sobre tela
1 m x 0, 70 cm

Galeria DOS, Buenos Aires, Argentina

 «Soy la línea.
Su «vida» misma depende de que me rechace, de mantener la línea frente a mí. Todo ha quedado depositado en mí. Yo soy la chivo expiatorio.
Siempre que esté ocupado en protegerse contra mí no tiene que enfrentarse a sí mismo, a sus problemas. No puedo convencerlo – persuadirlo – con razones – de que no es así. Ya no saco nada de todo esto – ni alegría, solo tristeza.
¿Por qué sigo adelante? Porque no entiendo».  
«Soy una muralla de piedra -me dice-. Una roca.» Es verdad. No hay receptividad, ni perdón de su parte. Para mí, solo dureza. Oídos sordos. Silencio. Su rechazo es la concha que construye a su alrededor. La «muralla» de protección»
«La carne urcida» Susan Sontag